Pages

10 jun. 2011

mundos


           La Tierra no va a parar de girar, al menos de momento. Tiene mucha fuerza de inercia de esas que se estudian en física. Pero lo cierto es que muy pocas veces nos planteamos ese tipo de cosas. Si un átomo  son electrones girando en torno a un núcleo de neutrones y protones, por qué no podemos pensar de la misma manera que la Tierra pudiese ser un electrón girando alrededor del sol y forme parte de cualquier otra cosa… Lo cierto es que a veces nos comportamos como electrones o planetas y damos vueltas alrededor de algo, casi de manera infinita, nos hace entrar en un bucle del cual es muy difícil salir. Seguimos siendo nosotros, pero hemos viajado por el interminable universo hasta encontrar nuestra estrella, nuestra perfección alrededor de la  cual queremos estar para siempre. El sistema solar tiene no sé cuantos planetas, a ver si se aclaran de una vez, y muchísimos satélites. ¿Será esta la complejidad de los sistemas, de las vidas? ¿Será tu círculo de personas tu sistema solar? ¿O sólo eres una pieza clave en la constelación de otra persona? Compartir estrella no es algo que a los planetas les deba de gustar mucho, su estrella, su centro del universo, no es sólo para ellos, les toca compartir luz, calor, y energía.

1 comentario:

  1. Ayer también andaba yo escribiendo sobre éso; sobre... lo que producen esos giros, y para qué sirven; "se anuncia un plagio" jajajaa... en serio que no, que lo tengo escrito xD, pero no se me ocurre qué dibujááá... Le invito a verlo a mí... ¿a ti no te llegan extrañas criaturas que te vienen a decir qué interesante tu blog, yo tengo otro, y si tú me enlazas....? Por favor, qué horror; antes lo dejaba, concienciado con la democracia; ahora les paso la papelera xD

    No, no, a ti vengo yo jajaja y casi es peor, porque no sé escribir corto y elegante, sino largo y vulgar, como un miembro demasiado grande, en un pasivo jajajaa

    Pssss... ojalá yo pudiera tener esa percepción; la de pertenecer a un universo, tener un papel; pero por mí vida sé que tu familia, parte, puede vivir sin ti, pero la mar de bien, lo menos diecinueve años; y luego ya tú intentas, intentan, integrarte, en la órbita, ¿sabes?, pero... No puedes dejar de pensar que han estado diecinueve años sin ti, y que no te necesitan, ni tú a ellos, y te vas a la órbita cementerio; ésa donde van los satélites cuando ya no transmiten; hay vida incluso después de que no te apetezca ni hablar... pero entre planetas tan vivos, duele; como un cirprés, sí, en un campo de flores...

    Y éso.

    ResponderEliminar