Pages

26 oct. 2011


El perdón ya no hacía efecto, sentía que su vida estaba vacía por completo, se sentía perdido.
Con cada uno de sus movimientos su corazón iba haciéndose cada vez más y más pequeño, estaba a punto de parar. 
La frase: "si él es feliz yo también" le dejo descansar en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario