Pages

26 oct. 2011

en las pequeñas cosas


Su vida era triste, o al menos eso pensaban los demás. No tenía hogar, su vida consistía en viajar, él recorría las playas, admiraba la belleza de lo que veía. No tenía para comer, únicamente se alimentaba de limosnas. Su cuerpo se veía dañado, desprotegido, herido.
Pero era feliz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario