Pages

30 jun. 2011

27 jun. 2011

decisiones de un lunes

Los lunes son esos días en los que todo el mundo se propone cambiar sus vidas, es el día en el que va a empezar su dieta, el que va a ir al gimnasio o el que va a dejar de fumar, pero ese día nunca llega. La verdad no llega porque no se quiere que llegue, es tan sencillo como hacerlo, simplemente, te levantas pronto te vas a la universidad, y sabes, pronosticas, que el  día de hoy lo vas a borrar muy difícilmente de tu cabeza. El día como otro cualquiera, la hora, qué más da, antes o después, pero el momento tenía que llegar. Y llego. Descuelgas tus cuadros, metes tus sabanas negras en una bolsa, encoges tus alas, y esperas que tu madre, te acoja bajo las suyas. Por el suelo queda todo lo que eres, todo lo que siempre fuiste, y no te importa. Por el camino siempre se pierden cosas y se encuentran cosas nuevas. Pero claro, no es lo mismo perder un calcetín en una mudanza que un brazo en un accidente  por meter la mano en una batidora industrial, el calcetín se pierde, pero el brazo nadie te obliga a meterlo. Y duele, vamos que si duele… y más si ves como tu brazo se despieza entre harina y sangre.

Y ahora, manco ¿qué vas a hacer? Los brazos no crecen y los ortopédicos no pueden darte las mismas posibilidades,  pues vaya…  demasiado tarde para todo, pero bueno al menos has aprendido a no meter las manos donde te las puedan cortar, al menos sabes que la culpa es tuya.

Tu mudanza tiene que seguir, pero no solo te mudas de habitación, de casa y de ciudad, te mudas de vida, te mudas de pasado, te mudas de ti. Te das un baño que quita toda la mierda que tienes, o que eres, estas en remojo mucho tiempo. Y una llamada te hace salir. Camino a… ¿qué?

23 jun. 2011

hormiguita


               Esta historia es la gran típica historia sobre la hormiga trabajadora, esa que luchaba todo el día por recolectar comida para comer… esa historia sobre lluvia que arrasa su hormiguero, o sobre el niño que se lo pisa y lo destroza. Esa es la historia que ahora mismo debería estar escribiendo porque es la historia que me apetece escribir. Sin embargo a la hormiga no le gusta esa historia, le gustan las historias de sus compañeras luchadoras, y ella se siente más luchadora que nadie, pero también es una miedica… y eso le resta puntos ante las demás, la han atacado muchas veces y tiene miedo, aun así sigue inundando el hormiguero de comida que después compartirá. Y ella que es una hormiga egoísta, quiere que su comida sea suya, para eso la ha conseguido y ha luchado por ella. Ve como le roban parte, como parte tiene que compartirla, y no le importa realmente, hasta que le quitan lo necesario para ella, hasta que la pobre hormiga empieza a pasar hambre… Nadie sabe qué pasará con la hormiga…

10 jun. 2011

mundos


           La Tierra no va a parar de girar, al menos de momento. Tiene mucha fuerza de inercia de esas que se estudian en física. Pero lo cierto es que muy pocas veces nos planteamos ese tipo de cosas. Si un átomo  son electrones girando en torno a un núcleo de neutrones y protones, por qué no podemos pensar de la misma manera que la Tierra pudiese ser un electrón girando alrededor del sol y forme parte de cualquier otra cosa… Lo cierto es que a veces nos comportamos como electrones o planetas y damos vueltas alrededor de algo, casi de manera infinita, nos hace entrar en un bucle del cual es muy difícil salir. Seguimos siendo nosotros, pero hemos viajado por el interminable universo hasta encontrar nuestra estrella, nuestra perfección alrededor de la  cual queremos estar para siempre. El sistema solar tiene no sé cuantos planetas, a ver si se aclaran de una vez, y muchísimos satélites. ¿Será esta la complejidad de los sistemas, de las vidas? ¿Será tu círculo de personas tu sistema solar? ¿O sólo eres una pieza clave en la constelación de otra persona? Compartir estrella no es algo que a los planetas les deba de gustar mucho, su estrella, su centro del universo, no es sólo para ellos, les toca compartir luz, calor, y energía.

4 jun. 2011

cuando las cosas no van bien


  Los cambios pueden ser lo peor de la Tierra, pero tienes que pensar que los cambios pueden ser aquello que te salve, que te salve de un infiero del cual no hay retorno. Todo el mundo cree ser perfecto, cree que son buenos, que sus errores son simples tonterías que reconocen y no intentan cambiarlas, porque, como son así para que hacerlo. Pues aquí parece estar el error de todo, cuántas veces nos analizamos, nos miramos a nosotros mismos y decimos: chico que no lo estas haciendo bien, que te has equivocado, ve y habla… somos orgullosos y miedicas. Venimos de una sociedad en la que hacer las cosas mal está mejor visto que hacerlas bien… te engrandecen por estafar dinero al estado, pero no por sacar un sobresaliente en un examen. Tenemos que pensar en muestra vida, en el futuro que queremos en ella, puede que para muchos sea tarde, para otros pronto, y se equivocarán muchas veces, y otros, los más afortunados serán capaces de cambiar sus vidas, sus errores  a mejor, para conseguir sus objetivos, para ser simplemente FELICES.