Pages

13 mar. 2012

pellejos


Se arrancó la ropa, la camiseta, los pantalones, los calzoncillos, estaba completamente desnudo. Siguió con la piel, tiraba y tiraba aguantando el dolor, necesitaba desprenderse de todo, quería dejar su sucia alma a la vista de todo el mundo, pues lo que le rodeaba sólo eran capas y capas de material vano que no hacía más que entrometerse entre él y la realidad, su realidad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario