Pages

6 abr. 2012

señales



Paralizado su corazón latía rápido, como si fuera uno de los motores del supersónico Concorde, frente a él una grandísima señal de prohibido el paso, un poco más adelante el mayor desfiladero de la Tierra. Paso a paso se aproximaba sin importarle una muerte contra las piedras afiladas. Ya en el borde, dio un paso más, y su cuerpo suspendido en el aire empezó a caminar entre la nada. La señal indicaba un grandísimo peligro al cual desobedeció arriesgando su vida, pues estaba sintiendo que la cima del mundo estaba allí. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario