Pages

17 jun. 2012

Finales, cientos.



No pienses esas cosas cuando no puedas hacerlas, piénsalas cuando si se puede… y simplemente hazlas.


Subía y subía  a lo alto de la montaña, pensaba que desde allí, desde lo más alto podría verlo todo, lo más bello que entrañaba aquella ciudad, podría ver su paisaje, su puesta de sol. Pero cuando llego a la cima, una espesa nube de niebla ocultaba bajo él la belleza que esperaba encontrar. Bajo desilusionado y poco a poco, paseando por esas calles, senderos  que su vida le iba mostrando se dio cuenta que no hacía falta subir a lo alto de la montaña para verlo todo, que las cosas que no vemos  puede que no las veamos por avariciosos y querer verlo todo. Lo mejor, ir descubriendo los pequeños detalles de la vida.

En el fondo, voy a echar de menos MÁLAGA.



1 comentario:

  1. Un final, pero seguramente el principio de otra etapa.
    Me encanta la foto :)

    ResponderEliminar