Pages

13 jul. 2012

Dejarse llevar, suena demasiado bien.




El tiempo seguía siendo efímero en su vida, tanto que no quería celebrar los días, la semanas o los meses, de las cosas buenas o malas que le habían pasado en su vida, él prefería seguir el consejo de una buena amiga, esa que le ayudo a quitar las agujas al reloj. Siempre contaba ella que lo importante no se mide en tiempo, se mide en momentos. ¿Qué más da que haga un mes que paso algo? Eso no es lo importante, lo importante es lo que ha pasado durante ese mes, lo importante son esos momentos, por lo tanto hay que dejarse llevar, a veces no es tan fácil, como dice Vetusta en su canción. Pero lo cierto es que nunca sabes donde puedes terminar o empezar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario