Pages

6 nov. 2012

Lluvia



“TODOS QUIEREN LA FELICIDAD SIN DOLOR, PERO NO SE PUEDE  TENER UN ARCOÍRIS SIN UN POCO DE LLUVIA"
Mary     




Llovía y llovía en la pequeña ciudad que parecía adoptarle, casi tenía decidido que quería quedarse, pero la lluvia le iba cubriendo poco a poco, calando toda su ropa y llegaba ya a la altura del pecho, sabía que iba rozándole el corazón. Él era fuerte, así que sabía que si llegaba a la altura de la nariz y pretendía ahogarle, podría salir nadando de aquel sitio, pero cada vez se hacía más y más complicado.

Un día paró de llover, pero seguía nublado, al día siguiente, salió el sol. Todo indicaba que iba a cambiar, que permanecería soleado. Que llegaría el tan ansiado paisaje coronado por un precioso arcoíris, pero, de repente todo se nubló, esas nubes grises avecinaban tormenta.

Llovió, llovió fuerte, todo se inundó  y llegó ese momento, que de puntillas se dispuso a nadar, o se ahogaría. 




1 comentario: