Pages

30 jul. 2012

Saltar al vacío


El padre se disponía  a darle una lección a su hijo, le subió a lo alto de un muro y le dijo que saltara, que él le cogería. El niño confiado saltó y de repente vio como su cabeza daba con el suelo, rápidamente miró a su padre con lagrimas en los ojos y le preguntó por qué le había dejado caer, a lo que este contestó: “Hijo, esta es la lección más importante que debes aprender, nunca te fíes de nadie, ni siquiera de tu propio padre”.




22 jul. 2012

Sentirse el rey del mundo



Para sentirse el rey del mundo, no hace falta serlo. Sólo hacen falta pequeñas cosas, pequeños detalles que te hagan sentir que puedes con todo, no importa nada, eres capaz de hacer cualquier cosa, y ese poder es el que te hace sentir el rey.

Grita desde lo alto de un acantilado: ¡¡¡¡¡¡SOY EL REY DEL MUNDOOOOOO!!!!! Y a partir de ese momento siéntete como tal.

13 jul. 2012

Dejarse llevar, suena demasiado bien.




El tiempo seguía siendo efímero en su vida, tanto que no quería celebrar los días, la semanas o los meses, de las cosas buenas o malas que le habían pasado en su vida, él prefería seguir el consejo de una buena amiga, esa que le ayudo a quitar las agujas al reloj. Siempre contaba ella que lo importante no se mide en tiempo, se mide en momentos. ¿Qué más da que haga un mes que paso algo? Eso no es lo importante, lo importante es lo que ha pasado durante ese mes, lo importante son esos momentos, por lo tanto hay que dejarse llevar, a veces no es tan fácil, como dice Vetusta en su canción. Pero lo cierto es que nunca sabes donde puedes terminar o empezar.




5 jul. 2012

Lo que llevas en la mochila



Hay historias que son difíciles de contar, historias difíciles de conseguir e incluso existen historias que son difíciles de vivir, pero, a pesar de todas las dificultades con las que el destino nos interrumpe para hacerlas cada vez más interesantes... siempre es recomendable guardarlas, como si del más valioso tesoro se tratase. Estas historias que tanto nos aportan, a veces, sin percatarnos, es necesario conservarlas para así poder extraer de ellas su mejor esencia, poder recordarlas como una bella experiencia y sentirte, cada día, orgulloso por saber lo que llevas en la mochila, esa mochila que te acompaña siempre, en la cual vas guardando cada pequeño detalle, cada pequeño recuerdo. Lo haces porque sabes que en los pequeños detalles están las grandes cosas, las grandes amistades, las mejores esencias. Y por eso y por todas las historias que nos quedan por guardar… espero que nunca me saques de esa mochila.






3 jul. 2012

I'm not there





Él corría por una de las dunas más desiertas del planeta, desde ella divisaba una playa, parecía estar hecha para simplemente observarla, pues era absolutamente perfecta. Subía y bajaba como si estuviera montado en una montaña rusa, cuando de repente una inclinadísima pendiente ponía fin a aquel paraíso, sin pensarlo dos veces saltó. Se dio cuenta en ese momento que era el momento más feliz de su vida, lo susurró gritándolo al mundo.