Pages

12 abr. 2014

EMBARCAR

Miraba los barcos salir del puerto, con sus inmensas velas alzadas. Estaba atardeciendo y todo le parecía grande, los colores en el cielo parecían retocados por ordenador, tenía unos verdes y rojos que pocas veces se dejaban ver. Era un día normal, como cualquier otro, pero diferente hoy se sentía más a la deriva que nunca. No sabía si cambiar su vida por completo o continuar en esa deriva, que recorría cada poro de su piel. Miraba al cielo, y añoraba ir en uno de los barcos, le daba igual si era un transatlántico, un yate o una barca de remos. Y allí sigue, mirando al cielo, a la deriva.


No hay comentarios:

Publicar un comentario